Los mexicanos creen que los científicos son peligrosos. CONACYT (Imagen: foroanime.com)

Tal y como lo pongo en un comentario en su blog, el nuevo artículo de Martin Bonfil ha hecho que redirija el post que tenía planeado para hoy.  Ya había visto la encuesta del CONACYT publicada en El Universal que confirma, los científicos somos peligrosos. Pero, ¿por qué se alarman tanto? Si dice la verdad, somos muy peligrosos, es más tan solo de pensar en un científico escucho música lúgubre y se obscurece el ambiente.

En realidad no estoy siendo sarcástico, creo que sí somos peligrosos, porque ponemos en juicio todo y para aquellos que tienen sustentado su ser en una fe, sea cual sea y que viven agusto sin poner en tela de juicio lo que se les pone en frente, el científico resulta, no solo peligroso, sino inclusive o casi siempre incómodo. El hecho de que seamos humanos y que lo que nos diferencíe de los animales sea la razón no significa que todos la sepamos usar. Cuando alguien hace que esa razón en nuestra cabeza avance aunque sea un cuarto de vuelta, nos pone a temblar y nos causa miedo.

La Ciencia es tan peligrosa para los políticos como para los líderes religiosos.  Ya en una ocasión, escribía en mi blog personal (y ahora almacén de cuanto hago), que los divulgadores científicos estaban, a mi opinión cayendo en una espiral sin fin al solo tocar el tema de la Religión y su antítesis la Ciencia, tras de ello Martín me honro contestándome por Twitter, no lo recuerdo a cabalidad pero en algo así se resumía: “Es nuestra obligación como científicos y divulgadores de la Ciencia dar a conocer la verdad y desenmascar mitos. Estando en un medio de comunicación debo de hablar de lo más relevante en el momento y si en ese instante es una declaración de un Obispo diciendo una barbarie, mi deber está en señalarlo y derribar con evidencias sus argumentos” Si bien estas no fueron sus palabras exactas, fue lo que yo logré reunir de ellas y dejar en mi mente, si en mi corrió un lapsus bruti entonces, por favor, que me corrija. Pues bien, ¿qué más peligroso que eso?

Pero vayamos un poco más allá, derrumbemos un poco más allá de las religiones el día de hoy. Es cierto que México es un país sumamente “creyente”, tal vez practicante hasta lo que le conviene (como sus líderes nos han enseñado) pero no creo que ahí radique todo el asunto. Déjenme decirles por qué lo creo así.

Los Estados Unidos de América son también un país sumamente religioso (aunque ellos mismos quieran negarlo), tanto es así que su moneda trae inscrito “In God We Trust” y en el nombre de la religión encabezan guerras “santas”. Continuamente se tienen discusiones en torno a dichos temas, inclusive muchos de los más grandes debates sobre religión vs Ciencia se han dado ahí, en nuestro vecino del norte. Sin irnos más lejos fue ahí donde surgió la hipótesis del diseño inteligente y la tan afamada respuesta científica con el pastafarismo. ¿Pero entonces por qué cito a dicha nación?

Pues bien, a pesar de sus fuertes lazos con la religión, han sabido diferenciarlo y abrirle cabida a la Ciencia, a la Educación y a la Cultura. He manifestado mi postura en cuanto a que la Educación y la Ciencia son la base para mejorar la Economía de nuestro país, pues bien, los E.U.A. son un ejemplo de ello. Tal vez no el que más nos guste recibir, por ese falso orgullo nacionalista que tenemos (ya será motivo de otro post esta afirmación), pero tangible y latente, ¿queremos otro? Bien, Japón es otro ejemplo en el otro hemisferio de la Tierra, a pesar de ser sumamente allegados a sus tradiciones, inclusive a continuar con los métodos “tradicionales” de medicina, no han detenido su inversión en la Ciencia y la Tecnología, este ejemplo es aún más apantallante porque en menos de medio siglo se levantaro de haber estado en la ruina tras la 2a Guerra Mundial, a ser una de las potencias mundiales, tanto a nivel económico como científico, ¿o debiera decirlo al revés?

No recuerdo en que blog de Ciencia leía que si bien todos tenemos derecho a creer en algo, inclusive el texto citaba que se tiene derecho a creer que no se va a caer por las escaleras, debemos también se escépticos, cuestionar y preguntar, pero no detenernos ahí, sino a realizar las acciones necesarias para alcanzar la respuesta a nuestras preguntas. Pero en México parece que no es así, matamos la inquietud innata de los niños, para que de adolescentes ya no tengan cuestionamientos y de adultos no busquen respuestas. Esto no solo lo hacen las religiones, lo hacen los partidos políticos, las instituciones públicas, las empresas privadas que no quieren que se les pidan cuentas y se busquen las respuestas, pero inclusive lo hacemos nosotros en el día a día, preferimos la ignorancia que trabajar por obtener las respuestas.

Mientras que como padres se siga mermando la curiosidad de los hijos, mientras los gobiernos y las instituciones no vean en la Educación y la Ciencia una salida a los problemas económicos, culturales y sociales que tiene nuestro país, parecerá que la única salida que nos queda es ir a hacernos una limpia a Catemaco y visitar a Madame Sazú para que nos lea las cartas.

Por cierto, la imagen peligrosa del científico que tiene el pueblo, obviamente que no responde a mi planteamiento previo, pero si es una consecuencia del mismo, el vulgo no tiene acceso a la cultura, su mayor acercamiento es através de una cajita idiotizante en donde pasan películas, series, etc. en donde los científicos son locos, extravagantes y siempre andan tratando de hacer el mal. Puede que inclusive, a quienes tuvimos la fortuna de conocer los libros, esas películas nos gusten, pero tenemos un arma, la Educación, que nos permite diferenciar entre la ficción y la realidad.

Para los interesados en ver los resultados de la encuesta:

Encuesta realizada por CONACYT. Fuente: eluniversal.com.mx

En próxima entrega: Las dificultades para hacer Ciencia en México y Latinoamérica… el refrito.

Tagged with:
 
thomas davisthomas davis